Archivo para american pie

Las palomitas caducadas de la televisión

Posted in TV with tags , , , , , , , , , , , , , on 25 abril 2009 by ibonfer

No han sido hechas expresamente para la televisión, aunque lo parezcan. Hay ciertas películas que han olvidado su pasado en la cartelera y han ganado popularidad gracias a la insistencia de los programadores televisivos en ponerlos una y otra vez. ¿Es considerable como deporte de riesgo la acción de sentarse en el sofá desconociendo lo que hay en la parrilla y encender el aparato con la esperanza de entretenerse por cualquier mamarrachada facilonga? Quizás no llegue a ser deporte de riesgo pero excitante sí que lo es.

Gracias a la buen labor de ETB2, se pueden descubrir joyas tales como “Kung Fu Sion”. Es una pena que no haya sido fruto de críticas (siempre positivas) y haya pasado tan desapercibido. No entiendo como no lo venden en los chinos como souvenir cinematográfico entre las pelis porno de coreanas colegialas. Clasificamos esta intentona de humor chino occidentalizado entre los novatos en la estela de pelis requete-televisadas. Pero hay unos cuantos títulos que ya son de oro en las tardes de los fines de semana.

Ni acción, ni suspense, ni comedia. Hablamos de películas que se resumen en motivos visuales y no, por mucho que quisieramos, en argumentos brillantes. Entre las películas de vehículos y mucho fuego,  destacamos la habilidad al volante de Sandra Bullock en “Speed” y la claustrofóbica “Pánico en el túnel”. Y no es el túnel lo que provoca la claustrofobia sino la cara de mal cagado de Stallone haciendo de padre americano que todavía no ha caído en las garras de las canas. Estos los podemos unir en un grupo superior junto a las obras catastróficas como son “Deep Impact” e “Independence Day”, armas de ataque de la cadena Antena 3 para amenizar un poco los previos a las felices noticias de los domingos por la noche.

Luego tenemos las típicas de científicos anormales donde la química se mezcla con el ¿humor?. En vez de invitar al descojone, lo único que consiguen es la indigestión de miles de telespectadores haciendo pública la papada de Eddie Murphy en “El profesor chiflado”. Otra que quizás sea más compatible entre las películas típicas de viajes de autobús pero que también ha sido desgastada por las cadenas es “Flubber”, en la que se confirma el deseo de Hollywood por hacer de Robbie Williams un actor prestigioso y de culto.

Y no pueden faltar las películas teenager americanas cocinadas para saciar el apetito de aquellos que no disponen de ganas ni fuerza para hacer la cena teniendo la pizza barbacoa de Tarradellas en la nevera. Evidentemente, “Colega, ¿dónde está mi coche?” es un film ignorado y menospreciado por los expertos en el tema y elevado a obra maestra por los que sienten y defienden la tele como difusor de ideas degenerativas. Es de cajón que al que le guste “American Pie” le emocionen los cuestionarios de esa gran revelación que es “El juego de tu vida”.

Este es un pequeño desempolve de franjas horarias cubiertas de telarañas como son las que ocupan estas películas caídas en el olvido taquillero. Menos mal que tenemos a directores de cine debutantes con ganas de dar el campanazo con trabajos sencillos para posteriormente formar parte de la paja televisiva, como es el caso de las recién estrenadas “Mentiras y gordas” y “Fuga de cerebros”. Por cierto, atentos a la ida de olla de Borja Cobeaga con “Pagafantas”. Aquí huele a revelación.

Anuncios

Vuelta a amigos y cafeterías

Posted in TV with tags , , , , on 11 diciembre 2008 by ibonfer

Se puede decir que la televisión suena ahuecado desde el 6 de mayo del 2004. Con el entierro oficial de Friends, las sitcom norteamericanas no han vuelto a ser lo que eran. Cuando parecía que se había echado a perder el ritual de compartir el café en los sofás de un local céntrico, sobrevive el género con una propuesta de lo más interesante. En realidad, la serie lleva emitiéndose desde el 2006 en la CBS norteamericana y eso no es razón para que no os lo presentemos como novedad. Os hablo de How I Met Your Mother.

El capítulo piloto es razón más que suficiente para engancharte aunque sea a la primera de las cuatro temporadas que lleva la serie. HIMYM cuenta la historia de como Ted Mosby conoció a su mujer y el protagonista hace la labor de hilo conductor como si se lo estuviera contando a sus hijos. Entre los personajes que aparecen tenemos a la pelirroja de American Pie que sigue siendo tan cochina e inocente como antaño. Y en cuanto a los guionistas, mantienen el humor americano que tanto nos inquieta ilustrándolo con unos personajes no tan prototípicos.

Resumiendo, si te gusta el rollo ‘amiguetes’, te pone el humor facil y rápido (como los platos de Arguiñano) y no te llevas bien con las series que parecen interminables (HIMYM = 20 min. x capítulo), no dudes en oler de cerca el aroma de este joven y caprichoso café. Vendida queda la moto.