Archive for the Sunday Hit Category

Sunday Hit: I’d rather dance with you

Posted in Sunday Hit with tags , on 29 marzo 2009 by iker

2004. En plena eclosión del revival post-punk en Nueva York (The Rapture, Radio 4, !!!), en medio de un resurgimiento de la escena británica (primeros discos de The Libertines, Franz Ferdinand, Bloc Party o Maxïmo Park), con los Strokes de Julian Casablancas marcando tendencia más allá del ámbito puramente musical, las propuestas que no incluyeran guitarras afiladas y bajos contundentes parecían no tener sitio.

En este contexto publican su segundo disco Kings of Convenience, dúo noruego formado por Erlend Øye y Eirik Glambek Bøe. Uno de sus singles, I’d rather dance with you es el mejor exponente de la línea musical del grupo, que nos retrotrae a Simon & Garfunkel y el pop de encaje: sutiles cuerdas que aparecen y desaparecen, coros cuidados, y delicados arreglos electrónicos. El vídeo, con Erlend Øye cultivando su imagen de geek tierno no puede ser más apropiado para la medida ligereza de las letras. Es mejor que bailemos.

Anuncios

Sunday Hit: Every day is like sunday

Posted in Sunday Hit with tags on 1 marzo 2009 by iker

Domingo electoral para la mayoría de los componentes de este blog. Así que aprovecho para empezar una serie sobre canciones dominicales, ideales para escuchar en domingo, el día más “trágico” del fin de semana.

La primera no puede ser sino Every day is like sunday, el segundo single del debut en solitario de Morrissey después de la disolución de los Smiths, allá por 1987, y que, sin embargo, sigue siendo a día de hoy una de sus canciones más populares.

En ella habla de una ciudad costera, gris y silenciosa, en la que todos los días parecen domingo. Una diana pop que  al mismo tiempo rezuma amargura y angustia juvenil sobre el lugar de donde procede uno mismo, y que daría paso a unas canciones más atormentadas y maduras con el paso de los años.

“Everyday is like sunday
Win yourself a cheap tray
Share some greased tea with me
Everyday is silent and grey”

Porque incluso en la ciudad más cosmopolita los domingos pueden ser grises y silenciosos. Pero caminar por las calles escuchando esto en boca de Steven Patrick Morrissey mitiga bastante esas sensaciones.